El Latido de Nike en Efeso

©2014 | Néstor Jorge Giuliodoro Molinaro

 

El año que termina me regaló la oportunidad de experimentar, verificar y emplear todos los conceptos que aprendí en un curso online de la UCLA al que me apunté durante el último trimestre del 2013 y que profundizaba sobre el concepto de flujo emocional desde los puntos de vista neurocientífico y psicológico, algo que actualmente resulta esencial para comprender los mecanismos que se involucran en la felicidad, la motivación intrínseca y la satisfacción vital.

emotional_flow_by_tsukiko_kiyomidzu
Emotional FLow | Tsukiko Kiyomidzu

Un estado de flujo en el que las personas se hallan tan involucradas en la actividad que realizan que nada más parece importarles ya que la experiencia por sí misma es tan placentera que incluso podrían realizarla por el puro motivo de hacerla.

Hace dos mil trescientos años, este estado fue definido con la denominación de Yu por el erudito taoísta Chuang Tzu que lo consideraba como la “manera correcta de fluir para seguir el camino o Tao.”

Actualmente, y corroborado por todos los datos obtenidos en investigaciones iniciadas en la Universidad de Chicago y profundizados por investigadores de otras universidades en diversos países, se define a la persona autotélica como aquella que posee la capacidad para crear experiencias de flujo, incluso en los ambientes más estériles (como un lugar de trabajo o un entorno difíciles), expresando una actitud optimista y sintiendo que lo que hace le otorga un sentido a su vida.

En definitiva, la calidad de la experiencia vital de la persona autotélica, que es capaz de transformar y jugar con las oportunidades que tiene a la mano, aun cuando el medio sea desfavorable, está claramente más desarrollada y es también más agradable que la calidad de vida de aquellas personas que renuncian a ser ellas mismas para vivir dentro de las limitaciones de una realidad estéril que sienten que no pueden modificar ni alterar. En todos los estudios realizados en estas últimas dos décadas, se comprobaron estas tres características comunes a todas las personas autotélicas capaces de desarrollar estados de flujo: autoconfianza y empoderamiento adecuados, concentración en el aquí y el ahora (enfocarse exclusivamente en la tarea que lleva a cabo) y capacidad para encontrar soluciones creativas e innovadoras (capacidad para salir de la zona de confort).

¿Qué es lo que hace que unas personas disfruten y encuentren oportunidades para desarrollar actividades o realizar cosas que llenan su vida de sentido, independientemente del medio en el que se encuentren, mientras que otras consumen su tiempo en aburrirse, lamentarse o criticar, aunque se encuentren en medios favorables y llenos de oportunidades?

En parte, la personalidad autotélica es un regalo de la herencia biológica y la educación durante la niñez. Algunas personas nacen con una dotación neurológica más enfocada y sensible, o tienen la fortuna de haber contado con unos padres y unos docentes que han generado un entorno que favorece la capacidad de fluir emocionalmente. Por supuesto que estos factores son muy importantes, sin embargo, debemos tener presente que el autotelismo es una capacidad que es posible cultivar, una habilidad que podemos perfeccionar mediante el entrenamiento. Y aunque no es fácil transformar nuestra experiencia diaria en flujo, casi todos podemos mejorar nuestras capacidades de hacerlo.

Para terminar esta entrada, una foto y un cuento. La foto es de la estatua de Nike, la diosa griega de la Victoria, en el maravilloso Éfeso que disfrutamos en Turquía, para que el latido de esta piedra aliente vuestro triunfo en cada uno de los días de vuestra vida.

nike en efeso

Os copio un cuento milenario de la tradición oriental que es muy útil para comprender el autotelismo y establecer un paralelismo entre el flujo emocional y el estado de iluminación.

Un hombre de avanzada edad llamó a la puerta de un monasterio. Aunque era analfabeto e ignorante, tenía  el deseo de perfeccionar su interior, por lo que solicitó al abad que le aceptasen como novicio. El abad planteó a los monjes que a pesar de que el anciano tenía una gran motivación, sería incapaz de leer los sermones de Buda, recitar mantras o seguir los pasos del ritual de las ceremonias sagradas, por lo que no podría realizar ningún tipo de estudios, no entendería la esencia de los métodos para meditar y ni siquiera comprendería el sentido de los rituales. Sin embargo, y por piedad, permitieron que el anciano permaneciera en el monasterio, le entregaron una escoba y le asignaron la tarea de mantener limpio el jardín, aunque más no fuese para mantenerle ocupado y que no se sintiera humillado. Transcurrieron meses y años en los que el anciano se aplicó con minuciosidad y esmero a su sencilla tarea. Poco a poco, los monjes comenzaron a percibir cambios en su actitud ya que se le veía contento y sosegado, proyectando un optimismo y una serenidad que contagiaba a los demás.

Los monjes se dieron cuenta que era evidente que el anciano había conseguido una notable evolución espiritual ya que siempre era afectuoso, nunca se exaltaba y sus palabras eran ecuánimes. Intrigados, los monjes preguntaron al anciano cuáles habían sido las prácticas o métodos especiales que había realizado para conseguir este estado de iluminación.

El anciano, analfabeto e ignorante, les respondió que no había tenido tiempo ni conocimientos para realizar nada especial ni practicar ningún rito ya que sólo se había dedicado, día tras día, y de manera exclusiva, a limpiar el jardín. Simplemente, había estado pendiente de su tarea y cada vez que barría las hojas y limpiaba el jardín, pensaba que estaba limpiando su corazón y su espíritu. Y de esta manera, con el transcurso del tiempo, se había sentido más lúcido, sosegado y optimista.

Anuncios

Autor: dipahdesign

CEO de Dipah Diseño + Comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s